Buscar
  • Melissa Martinez

Cómo ser más espontánea y soltar el control

Si tienes tiempo siguíendome sabrás lo mucho que amo mis rituales matutinos. Lo mucho que los procuro y la importancia que tienen en mi día y en mi vida. Y de igual manera, si tienes tiempo leyendo lo que comparto, también sabrás que una de mis palabras favoritas es "paradoja" y que me gusta contradecirme.

Así que hoy no te hablaré de lo importante que es para mi levantarme a cierta hora e iniciar mis rituales. Hoy te voy a compartir de lo rico y saludable que es salir de ellos.


¿Cómo, primero dices que algunos de estos rituales son tus no-negociales y ahora dices que no siempre los haces?


Sí, exacto, ya me entendiste.



Vengo regresando de pasar 10 días en Portugal con mi esposo, y me hice a la tarea de soltar completamente mis rutinas (excepto de un par de ellas que siempre hago) y disfrutar de mi viaje al 100%, sin agenda, sin "to-do lists", y con apertura a la espontaneidad.


Hace algunos años escuché decir de uno de mis maestros de Tantra, Rod Stryker, algo que se me quedó muy grabado: "practica el yoga y la meditación para aquellas ocasiones en las que no lo puedas hacer".

Me hace mucho sentido, puesto que la práctica espiritual no es exclusivamente para ese preciso instante en el que se practica, si no también, para los días y experiencias que están por venir, o para esas ocasiones en las que no la puedas hacer por esto o por aquello.


Por mucho tiempo me forcé a ser disciplinada y seguir ciertas rutinas al pie de la letra, sin faltas, sin excepción, sin excusas. Y en ese momento de mi vida me sirvió, era justo lo que necesitaba. Pero hoy es diferente. Hoy estas rutinas son parte de mi día a día, de hecho son tan parte de mi que a veces las hago en automático, y es entonces donde tengo que hacer una pausa y recapitular.

Tengo que detenerme y hacerme la pregunta: ¿para qué hago lo que hago?, ¿qué busco en estas prácticas?, ¿qué necesito modificar para que sigan siendo nutritivas para mi?

Entonces entiendo que lo que tengo que hacer es practicar la suavidad y soltar la creencia de que el mundo se acabará si no las realizo.

Ahora, esto lo hago actualmente en mi vida porque es lo que se siente bien. Tal vez no sea lo mismo para ti. Cada quien tiene un ritmo diferente, unas necesidades diferentes y una intención distinta. Lo que me funcione a mi el día de hoy, tal vez a ti no, y viceversa.


Hoy, ya de vuelta en casa, me levanté con una sensación de frescura y entusiasmo. Realicé algunas de mis rutinas mañaneras: me hice un tecito y desenrollé mi tapete para disfrutar de 30 minutos de yoga y regresar a mi cuerpo después de 20+ horas de viaje. Y déjame te digo que se sintió delicioso el retomar lo habitual, pero ahora desde un lugar de total disfrute.


Me siento renovada, descansada y con mayor claridad para continuar creciendo y evolucionando desde un espacio de curiosidad y entusiasmo.


¿Te sientes ciclada en tu rutina diaria? Aquí te dejo algunos tips de inspiración:



  • Sal a caminar a un parque diferente

  • Cambia de disciplina física y prueba una clase nueva

  • Pasa más tiempo en la naturaleza

  • Ve a una librería y deja que el libro te escoja a ti

  • Cambia completamente tu rutina y ponte creativa

  • Suelta al 100% tu rutina matutina por 2 ó 3 días y ve a conocer nuevos lugares en tu ciudad

  • Sal de vacaciones

  • Realiza tus rutinas matutinas al aire libre con alguna amiga

Disfruta tu vida, que es muy corta. Aprovecha esta temporada de vacaciones de verano para probar algo nuevo. Y disfruta, disfruta, disfruta!

© Melissa Martinez

  • Negro del icono de YouTube
  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon