Buscar
  • Melissa Martinez

Escucha Activa: tips para mejorar tu comunicación con los demás


¿Te ha pasado que alguien te está contando algo y ya estás pensando qué le vas a contestar, o qué historia quieres contar?, ¿y te ha pasado que como estás tan entretenida pensado cómo lo vas a aconsenjar, ya se te olvidó lo que la otra persona te acaba de decir?


Ohh si, nos pasa a todos. La falta de comunicación es uno de los problemas principales en las relaciones, y me refiero a cualquier relación, no nada más romántica.

No es que seamos incompatibles, o que no podamos entablar una relación, lo que pasa es que no nos sabemos comunicar. No sabemos escuchar con atención.


El primer paso es aprender a entablar una comunicación activa. Esto significa escuchar y entender la comunicación desde el punto de vista del que habla. Así como su nombre lo dice: es escuchar activamente y con atención plena.


Como maestra de yoga, persona súper sensible y empática, esta es una habilidad que tengo que trabajar día a día, momento a momento.


Mi primer impulso es ir al “problem solving”, o a querer ayudar en el conflicto o la crisis, pero no siempre es lo que la otra persona necesita. A veces lo único que queremos es ser escuchados. Sin que nos den consejo, o maneras para manejar la situación.

En muchas ocasiones lo que deseamos es sentirnos seguros y contenidos a la hora de expresar nuestras emociones sin sentirnos juzgados o avergonzados.


Así que hoy te quiero compartir unos tips para fortalecer tu habilidad de escuchar activamente.


Para escuchar activamente, EVITA:


  • Distraerte durante la conversación. Sí, tal vez viste a ese perruno en la calle y lo único que quieres es ir a jugar con él, pero… a nadie le gusta que lo “tiremos a león”. Así que atención plena en la conversación.


  • Interrumpir. Todos tenemos historias fascinantes (o tal vez suenen fascinantes en nuestra cabeza), pero toma tu turno!


  • Aminorar los sentimientos del otro. ¿Te ha pasado que te estás expresando a moco tendido y alguien te dice: ayy no es para tanto!? Tachita. No juzgues el proceso del otro.


  • Ofrecer ayuda o consejo cuando no ha sido pedido. A veces la ayuda proviene de nuestra presencia, escucha y silencio.


  • Contar tu propia historia en vez de escuchar. Ufff, esta me cuesta a mi mucho, la mera verdad. Pero la buena noticia es que el escuchar activamente es como un músculo, lo fortalecemos cada vez lo que practicamos.


Maneras para escuchar activamente:


  • Haz contacto visual. De esta manera la otra persona sabe que lo estás escuchando.


  • Mirroring. Esto es el reflejo automático de cualquier expresión facial de la persona hablante; esto puede ser señal de una escucha activa. Es el practicar al empatía.


  • Parafrasear. Esto es cuando verificamos o expresamos con nuestras propias palabras lo que el hablante acaba de decir. De esta manera le hacemos saber que sí hemos estado escuchando y es nuestro interés entender correctamente lo que la otra persona desea comunicar. Un ejemplo puede ser: ¿quieres decir que te sientes molesta debido a…?


  • Pregunta en vez de asumir. Si tienes dudas de lo que la otra persona está diciendo, pregunta si puede aclarar el mensaje para ti. Muchas veces escuchamos lo que nosotros interpretamos en ese momento, siendo que la mayoría de las veces, el mensaje era otro. De igual manera, cuando haces preguntas, le muestras a la otra persona tu interés en conocer más del tema.



Así que esta semana proponte el invitar a alguien a tomarse un café, o llamarle a esa amiga que quieres tanto, o tal vez decirle a tu hija que deseas entenderla mejor. Y cuando estés enfrente de ella, o de él, toma una respiración profunda, siente tus pies en el suelo, y en tu mente repite: “así como yo, tú mereces ser escuchada. Elijo escucharte sin juicio y con toda mi atención”.


Espero disfrutes de esta información y que la compartas con alguien a quien le pueda ayudar.

© Melissa Martinez

  • Negro del icono de YouTube
  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon