Buscar
  • Melissa Martinez

La crisis de los unicornios y arcoiris


¿Te digo algo? A veces lo único que quiero es esconderme y dejar todo a un lado. A veces pienso, ¿qué sentido tiene lo que hago?, ¿a quién le importa?


A veces me cuestiono todo. Todo lo que hago. Todo lo que no hago. Todo lo que pienso. Todas mis ideas. Y a veces me siento cansada. Cansada de hacer todo, y de no hacer nada.


Estos últimos días así me he sentido. Cansada, agotada, drenada, e incluso sin mucho ánimo. Y no es fácil para mi decirlo, porque a eso me dedico. A guiar a otras personas a salir adelante, a ser resilientes, a superar la adversidad y a verle el lado positivo a las cosas.


Pero estos días…estos días me siento necesitada de ser yo quien escuche estas cosas, ser yo quien se desmorone y alguien me diga que todo va a estar bien, ser yo quien se muestre hermosamente débil y vulnerable, desnuda emocionalmente, totalmente transparente.

Siempre me ha costado trabajo el cambio, las transiciones, el cambio de planes, el re-direccionar. Me cuesta trabajo soltar el control. Ponerlo en manos de Dios, o Universo, o como tú le llames. Lo hago, sí lo hago porque he visto los beneficios de soltar el control una y otra vez. De hecho, los milagros que he visto cuando he soltado algo, han sido y siguen siendo mis grandes maestros. Pero eso no quita que me siga costando trabajo el relajarme cuando siento que pierdo el control. Cuando no sé a dónde voy, o qué sentido tiene todo lo que hago.


Incluso este blog, a veces me pregunto para qué lo escribo… a nadie le interesa lo que escribo…nadie tiene tiempo hoy en día de andar leyendo blogs…y mucho menos el mío.


Precisamente por esto siempre mantengo mi sombra cerquita de mi. Para escucharla, verla e

creatufrase.net

integrarla a mi.


Las redes sociales muestran menos del 1% de la realidad de una persona. Sin embargo, no la creemos! Pensamos, wow! Mira que linda vida tiene ella! Mira que hermosa familia 100% funcional tienen ellos! Mira qué bien le va a él todo el tiempo!


Bu!l Sh*t!


Las personas que estamos en el mundo del bienestar, a veces somos los más necesitados de amor, de comprensión, de apoyo y de ser vistos. (Burn!)


Pero nadie se quiere atrever a decirlo, porque qué vergüenza decir que me siento quebrada cuando me dedico profesionalmente a ayudar a otros a salir adelante.



kjpargeter

Por eso he creado este espacio, para romper con esquemas, estigmas y mitos. El que yo me dedique a guiar a otros hacia su propia luz, no significa que yo tenga todo entendido en esta vida, o que sea puro amor y unicornios bailando en arcoiris.


No. Es gracias a que a veces no conecto con ese Amor, o con esa magia, o con ese entusiasmo, que puedo guiar a otros a hacerlo. Porque sé lo que se siente. Porque entiendo lo debilitante que es dudar de uno mismo, no saber por dónde empezar, no querer pedir ayuda, y no querer aceptarla.


No sé exactamente qué es lo que quiero comunicar en este blog. Tal vez solo desahogarme y terapearme a mi misma. Tal vez estoy comunicando algo importante aquí. No lo sé. Lo único que sé es que necesitamos más honestidad en este mundo. Más transparencia.


Los niños de hoy se creen de todo lo que ven en las redes sociales. Todo lo que ven a través de filtros. Y si nosotros como adultos no fomentamos y cultivamos la honestidad, ¿qué nos espera para nuestros futuros líderes?


Ser vulnerable es mostrarte así como eres. Con todas las partes de ti. Con tu luz, y con tu sombra. Todo te hace hermosa. Todo te hace muy tú. No hay nada de que avergonzarte cuando te sientes quebrada, o perdida, o confundida. Créeme, todos nos hemos sentido así.

Todos estamos caminando en búsqueda de encontrarnos, de saber quiénes somos, de saber a dónde vamos, y de saber cuál es nuestro propósito en esta vida.

Y a veces hace falta desmoronarnos para renacer y resurgir de las cenizas más fuerte que nunca.

© Melissa Martinez

  • Negro del icono de YouTube
  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon