Buscar
  • Melissa Martinez

Rituales para soltar y darle la bienvenida a la nuevo

Creo que para muchos, especialmente para mi, este año ha sido de cierre de ciclos. De ser testigo de la “muerte” de ciertas cosas, situaciones, patrones, o tal vez para algunos incluso de seres queridos.


Clarissa Pinkola Estés, autora de uno de mis libros favoritos: Mujeres que corren con lobos, aborda el tema de la muerte con esta maravillosa frase:


Se nos ha enseñado que a la muerte siempre le sigue más muerte. Simplemente no es así. La muerte siempre está en proceso de incubar nueva vida, aún cuando nuestra existencia haya sido cortada hasta los huesos.

Ella dice que lo más natural que le sigue a la muerte, es vida. Vida a una nueva perspectiva, a una nueva idea, un nuevo hábito, una nueva relación, un nuevo proyecto, una nueva tú.


Estas fechas son muy especiales, ya que desde muchos lugares del mundo celebran este ciclo de muerte-vida.


En India y otras partes en Asia celebran Diwali, el festival de las luces. En Estados Unidos, Europa y muchas otras partes, celebran “All Hallows’ Eve” o mejor conocido como Halloween y en México celebramos el Día de los Muertos.


Me parece interesante reflexionar en el significado detrás de estas festividades, y veo un común denominador: el crear un portal entre la luz y la oscuridad, entre la vida y la muerte, entre el consciente y el inconsciente.


Estos últimos años he estado invirtiendo de 1 a 2 horas diarias en entrenar mi mente para poder Ver y Entender más allá de mis creencias limitantes, más allá del miedo y la incertidumbre, y más allá del drama.


Este año en particular, he visto cómo algunas cosas se han derrumbado enfrente de mis ojos, cómo planes que tenía no se lograron, cómo incluso mi negocio ha sido impactado de esta energía de muerte.


Tal vez años atrás hubiera tomado todo esto como una derrota personal, como un fracaso, como una señal para rendirme, esconderme debajo de una piedra, y lamentar mi existencia. Y créeme cuando te digo que todavía me tienta, pero hoy veo que todas esas mañanas que quise quedarme en cama pero me levanté a meditar y a hacer mi práctica espiritual, han dado resultado. Tal vez en ocasiones me sigo lamentando, pero solo me dura minutos, o algunas horas cuando me pega dura, sin embargo, me sacudo y me digo a mi misma:


Melissa, recuerda ver la oportunidad en medio de la dificultad. Recuerda prender la luz en medio de la oscuridad. Recuerda que siempre hay vida detrás de la muerte.

Como todo trabajo que vale la pena, toma tiempo. No sucede de la noche a la mañana. Entrenar tu mente requiere de dedicación, enfoque, total confianza y total abandono en algo más grande que tú.


Hoy te invito a que aproveches estas fechas especiales para crear tus propios portales entre la luz y la oscuridad, entre lo que tiene que morir para que otra cosa pueda incubarse y en debido momento, nacer.



Si quieres tomar inspiración de mis rituales y prácticas personales, aquí te dejo algunas:


1. Contesta en tu diario la siguiente pregunta por 7 días seguidos:

¿Qué es lo que REALMENTE quiero? Esta pregunta viene en el libro de “Everything is Figureoutable” de Marie Forleo, y te puede servir para aclarar que es lo que realmente quieres y merece de tu enfoque, tiempo y energía.


2. Realice el siguiente rezo o petición: Dios, Gran Espíritu, Unicornios Galácticos, o como tú le llames: enséñame a Ver aquello que necesito ver de esta situación. Enséñame a Entender aquello que no he entendido de esta situación. Porque por encima de todo quiero verme como Tú me ves, y por encima de todo elijo sentirme bien y en paz.


3. Ritual de las velas: Recolecta de 1 a 3 hojas secas de tu jardín o parque cercano. Coloca de 1 a 3 velas en tu espacio de meditación, trae tus hojas secas, un contenedor resistente al calor, y música ambiental si así lo requieres. Siéntate enfrente de tus velas, entra en silencio y conecta con tu respiración. Trae a tu mente y corazón aquello que deseas soltar. Si tienes 3 hojas secas, entonces piensa en 3 cosas que quieras soltar o transmutar. Toma la primer hoja en tus manos, conecta con eso que quieres ofrecer al fuego (vela) y cuando hayas conectado, sóplalo a la hoja seca. Una vez que le soples a la hoja, ofrécela a la flama de la vela para que se queme COMPLETAMENTE (coloca la hoja en tu contenedor resistente al calor hasta que se convierta en cenizas). Y repite el ejercicio para cada hoja seca que tengas. Una vez terminadas tus hojas, realiza un rezo ofreciendo esta sanación a la sanación de todo el planeta y todos sus seres. Las cenizas de las hojas las puedes ofrecer en tu jardín o algún arbolito que encuentres por ahí. IMPORTANTE: las hojas se tienen que quemar completamente. Recuerda tomar precaución, sobre todo si realizas esta ceremonia en un lugar cerrado.


Deseo que vivamos cada una de nuestras transiciones con suavidad, con aceptación, con visión y con devoción hacia el Orden Divino de todas las cosas.

Que la muerte que veamos a nuestro alrededor (o en nuestro interior), sea un recordatorio de la vida misma. De la vida que permea todo el Universo y cada uno de nuestros corazones.


© Melissa Martinez

  • Negro del icono de YouTube
  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon